Departamento de Cajamarca

El origen de Cajamarca se remonta a la época preinca. El valle de este nombre, fue el centro de la cultura Caxamarca, que logra su mayor desarrollo entre los años 500 y 1000 D.C.

La incorporación de estos territorios al imperio del Tawantinsuyo se llevó a cargo durante el gobierno del Inca Pachacútec, hacia el año 1465. Durante el incanato, Cajamarca se transformó en centro administrativo, militar y religioso de singular importancia. Se construyeron templos y palacios de los cuales quedan algunos vestigios, principalmente el llamado "Cuarto de rescate".

El 16 de noviembre de 1532, Cajamarca fue escenario de uno de los episodios más trascendentes de la historia americana, cuando un grupo de españoles al mando del conquistador Francisco Pizarro tomó preso al Inca Atahualpa.

La ciudad refleja la influencia española en su arquitectura caratacterizada por un trazo de damero donde, junto con edificaciones de tipo religioso de mediados del siglo XVII y principios del siglo XVIII, se levantan casas de dos pisos, con techos de tejas a dos aguas, muchas de las cuales tienen pórticos de piedra labrada. Actualmente Cajamarca es considerada patrimonio histórico y cultural de las Américas, y ciudad simbolo de la unidad latinoamericana, títulos conferidos por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Su folklore se caracteriza porque siempre esta ligado a celebraciones religiosas y fiestas patronales, en las que se realizan danzas y bailes como la cashua, los chuncos o danza blanca, las pallas, danza efectuada solo por mujeres alegres y bonitas con mucho garbo y estilo; la pachilla, la danza de los emplumados o imperiales, la danza de los diablos.

Su artesania se desarrolla en trabajos realizados en: lana, cuero madera, cabuya, arcilla, piedra, donde se demuestra el arte y la creatividad popular de la artesanía cajamarquina que en sus productos utilitarios y decorativos transmiten nuestra identidad cultural. La actividad textil es practicada tanto por hombres como por mujeres, existiendo diferencias marcadas en cada caso, tanto por el equipo que emplean como por el producto elaborado. Los colores que predominan en los tejidos son rojo y negro.

Los platos típicos son: el picante de cuy con papa, el chicharrón con mote, las humitas, el chupe verde, y las cecinas shilpidas.



© 2007-2016 Peruchay.com. Algunos derechos reservados.