El templo de las manos cruzadas

A 5 km. de la ciudad de Huánuco, en la margen derecho del río Higueras, se ubica el Templo de las Manos Cruzadas de Kotosh, importante centro arqueológico, porque en base a las investigaciones efectuadas en dicho lugar, se precisó la existencia de una época precerámica en los Andes Centrales; las manos cruzadas han sido piezas básicas del rito religioso andino de aquella época, se estima una antigüedad de 2000 años A.C. habiendo pasado por las siguientes fases durante su existencia:

Arcaico, formativo y clásico. Arcaico: 200 años AC., al domesticarse las plantas y animales, el hombre se hizo sedentario, que posibilitó la organización de centros ceremoniales, dando origen al Templo de las Manos Cruzadas de Kotosh, que constituyen evidencias de la existencia de una arquitectura de carácter ceremonial o ritual.

El Templo de las Manos Cruzadas, considerada una las más antiguas, posee una estructura cuadrangular enmarcando una plataforma, en cuyo centro presenta un fogón, conectado con un ducto de ventilación, también presenta nichitos y hornacinas al interior de sus muros.

Formativo: 1000 A 50 años AC., identificado por una agricultura mas avanzada y la aparición de la cerámica. Entre las culturas Kotosh-Wairajirca, Tutishcainyo temprano y las culturas de la costa central, se dio un proceso de integración, originando la formación de una nueva sociedad, representado por Chavín, que es la cultura clásica del período formativo, de gran desarrollo tecnológico y económico; se elevó la producción artesanal, se descubrió la metalurgia, así mismo se identificó el intercambio de productos, con las diversas zonas del área Andina; en este período, en Huánuco florecieron Kotosh y Shillacoto.

Período de los Desarrollos Regionales: 50 años AC a 200 años DC, se dio un proceso de regionalización, en casi toda el área andina; en este período se perfeccionaron las técnicas de irrigación, arquitectura, textilería, metalurgia (se descubrió el cobre), aparecieron nuevos y variados estilos en la cerámica y se dio un pleno desarrollo urbano; la agricultura alcanzó un gran desarrollo que fue base de su economía, conjuntamente con la crianza de llamas y alpacas.

Caminando 1 km. cuesta arriba desde Kotosh se llega a Quillarumi que en castellano significa piedra en forma de luna , donde se encuentra grabadas de pinturas rupestres en forma de hombres y animales de la época preincaica; de retorno a la ciudad cruzando el Puente Tingo se asciende al centro poblado menor de Marababamba, llegando luego al Pillco Mozo, donde también se aprecian pinturas rupestres. Finalmente conviene terminar este circuito visitando y degustando la producción artesanal de vino de la localidad y simultáneamente desde allí contemplar todo el panorama del valle huanuqueño, así como las Campiñas del pueblo de Marabamba.



© 2007-2016 Peruchay.com. Algunos derechos reservados.