Las rebeliones de Tácna y Huánuco

La revolución de Francisco de Zela

El 20 de Junio de 1811, en la ciudad de Tacna, se levantó en armas Don Francisco Antonio de Zela y Arizaga, natal de Lima y Ensayador y Balancero de las Cajas Reales de esa ciudad. Dicha revolución, que con tó con la adhesión de un considerable número de patriotas: criollos, mestizos e indios, así como con algunas victorias iniciales, no logró triunfar finalmente, en razón de que los ejércitos argentinos de Balcarce y Castelli, con quienes Zela mantenía estrecho contacto, habían sufrido tremenda derrota en Guaqui (Bolivia). Derrota ésta que, unida a la enfermedad del caudillo insurgente, contribuyeron a hacer fracasar la Revolución de Tacna. Tomado prisionero Don Francisco de Zela y Arizaga, fue enviado a la prisión de Chagres (Mar Caribe), donde murió años después.

La revolución de Crespo y Castillo

El 13 de febrero de 1812, y como protesta por los abusos que cometían las autoridades españolas en el cobro de impuestos, estalló en la ciudad de Huánuco un movimiento subversivo encabezado por el Regidor dcl Cabildo, Don Juan José Crespo y Castillo, con la colaboración de distinguidos patriotas, entre quienes figuraba el combativo Fray Marcos Durand Martel. Aunque esta revolución adquirió grandes proporciones, así como la adhesión de la tribu selvática de los Panataguas, fue finalmente sofocada, Pues las tropas realistas al mando del Intendente de Tarma, José González Prada, derrotaron a los insurrectos en el puente de Ambo. Siendo Crespo y Castillo y otros patriotas pasados por las armas públicamente la Plazá de Huánuco; el Padre Marcos Durand Martel fue condenado a destierro y a servir en un hospital de la Metrópoli, donde falleció.

La revolución de Paillardelle y Pedro Calderón de la Barca

Fue otra vez la ciudad de Tacna teatro dc una rebelión; y ésta igualmente, como la de Zela, hallóse estrechamente relacionada con el avance argentino por Bolivia, en ci común propósito de coordinar acciones para facilitar la invasión al Virreinato del Perú por la región sur. Efectivamente, al tener conocimiento del triunfo de Belgrano (caudillo argentino) en Salta, estalló la SEGUNDA REBELION DE TACNA el 3 de octubre de 1813 dirigida por don Enrique Paillardelle y el alcalde de la ciudad, Don Pedro Calderón de la Barca. Luego de algunos éxitos iniciales los insurrectos fueron finalmente derrotados por las tropas realistas comandadas por José Gabriel Moscoso, Intendente de Arequipa, en los campos de Camara (Moquegua), el 31 de octubre de 1813, Así fracasó esta segunda rebelión.



© 2007-2016 Peruchay.com. Algunos derechos reservados.