La arquitectura inca

La arquitectura inca fue un verdadero arte, donde además de la funcionalidad también buscaron y alcanzaron el ideal de la belleza y perfección, tal como se puede observar en los palacios y templos que aún quedan en el Cusco, Vilcashuamán, Huaytará, Huánuco viejo y Cochabamba (Chachapoyas).

Mención especial merece la ciudad de Machu Picchu la cual fue mandada a construir por los últimos Incas para que sirviese como lugar de refugio en caso de emergencia; por esta razón se mantuvo en secreto, tanto antes como después de la invasión española.

La arquitectura incaica, ejecutada desde mediados del siglo XV a mediados del XVI, se caracteriza por ser ciclópea o de piedras inmensas; poligonal, porque tiene muchos lados, como la piedra de los doce ángulos en el aposento de Inca Roca (Cusco) y almohadillada, o mejor dicho con piedras en forma de grandes ladrillos colocados en hileras con sus bordes rebajados.

Según el cronista Garcilaso de la Vega, la preocupación de los Incas fue restaurar y al mismo tiempo superar la arquitectura de Tiahuanaco; de todas maneras la arquitectura Inca es sobre todo, impresionante por su grandiosa solidez y desmedido tamaño y peso de las piedras, no acostumbraban tarrajearlas, salvo cuando fueron de pirca.

El célebre viajero alemán Alejandro Von Humboldt, la calificó de sencilla, sólida y simétrica: tres palabras que resumen todo lo que se pueda decir respecto a la arquitectura incaica.



© 2007-2016 Peruchay.com. Algunos derechos reservados.