Fiesta de la candelaria

Durante 18 días, la ciudad de Puno, ubicada a las orillas del Lago Titicaca a una altitud de 3,870 metros sobre el nivel del mar, se convierte en la capital Folklorica de las Americas. El festival reune a más de 200 grupos de músicos y bailarines para celebrar la fiesta de Mamacha Candelaria.

Los primeros nueve días, los mayordomos (aquéllos que son encargados de organizar la festividad), decoran la iglesia preparan la Misa, el banquete y los fuegos artificiales.

El día principal es el 2 de Febrero, y ese día la virgen es conducida por la ciudad, en una colorida procesión, acompañada por sacerdotes, monaguillos y la feligresia. Este es el momento cuando los grupos de músicos y bailarines hacen su aparición, bailando y tocando a través de la ciudad.

El festival esta ligado a los ciclos agrícolas pre-hispanicos de la siembre y la cosecha, asi como a las actividades mineras en la región. Es el resultado de una mezcla entre la alegría respetuosa del Aymara y la seriedad ancestral del Quechua.

El baile de los demonios o "diablada" - la principal danza de la festividad - fue ideado por un grupo de mineros atrapados en una mina, quienes en su desesperación, ofrecieron sus almas a la Virgen de la Candelaria. Los bailarines, soplando zampoña o flautas de pan, y vestidos con disfraces espectaculares y máscaras extrañas, hacen sus ofrendas a la diosa de la tierra Pachamama.

Las máscaras más impresionantes, por su aspecto espantoso, son la del venado con cuernos largos y torcidos semejantes al Diablo, y la de Jacancho, el dios de los minerales. Durante la despedida, o cacharpari, los bailarines que llenan las calles finalmente se dirigen al cementerio para rendir homenaje a los muertos.



© 2007-2016 Peruchay.com. Algunos derechos reservados.