Continuidad de la cultura andina


Las diversas culturas que se sucedieron en el mundo andino, no significaron un rompimiento del proceso cultural que se inició desde los primeros momentos del poblamiento de nuestro territorio.

La presencia de los incas en el espacio andino en el siglo XV tampoco fue una excepción. Ellos no solo continuaron dentro del mismo proceso cultural, sino que tuvieron el mérito de llevarlo a su más alto grado de desarrollo, aprovechando todos los elementos culturales de las sociedades que le antecedieron y dándoles un estilo propio.

Esto se percibe con claridad en una gran cantidad de elementos culturales que fueron inseparables de la vida de los campesinos preincaicos y que continuaron también siendo inseparables de la existencia cotidiana de los campesinos incaicos.

Así por ejemplo la técnica agrícola siguió en pleno funcionamiento: abonos, andenes, canales de riego, etc. También la técnica para deshidratar la carne (charqui) y los tubérculos (chuño); instrumentos de labranza como la taclla y la azada; los conocimientos acerca de la crianza y reproducción del ganado nativo (auquénidos); la técnica de edificación y las formas de la vivienda; la lengua quechua que hasta hoy perdura; la forma de ayuda mutua como el ayne y la minka; la propiedad colectiva de pastos, bosques y aguas; igualmente las actitudes mágicas y supersticiosas que han permanecido hasta hoy; etc.

Los incas , no interrumpieron esa continuidad cultural del mund andino, sino que más bien la facilitaron y reforzaron, gracias a la unidad política que impusieron en todo el territorio dominado por ellos.



© 2007-2016 Peruchay.com. Algunos derechos reservados.