El mito de los hermanos Ayar


Según este mito, en tiempos muy remotos aparecieron cuatro hermanos con sus respectivas hermanas que al mismo tiempo eran sus esposas: Ayar Manco, Ayar Cachi, Ayar Ucho y Ayar Auca, todos los cuales salieron de unas cuevas o pacarinas ubicadas en el cerro Tamputocco que queda en el lugar llamado Pacaritambo, cerca a Paruro, al sur del Cusco.

Pacarina quiere decir, precisamente, lugar de origen; y ellos, en busca de una tierra fértil donde residir, emigraron rumbo al norte, hacia el Cusco.


Varios años duró este peregrinaje, en los cuales sucedieron hechos prodigiosos, como la transformación de Ayar Cachi en Huamán o gavilán, y la transformación de Ayar Ucho en ídolo de piedras que después se le llamó huaca de huanacauri.

Mientras tanto, Ayar Auca, convertido en ave tomó posesión del sitio donde después fue levantado el templo del sol; luego de lo cual también se transformó en ídolo o huaca de piedra.

Manco Cápac, como único caudillo penetró al Cusco, donde después de probar la bondad y fertilidad de la tierra, mediante una vara de oro que clavó en el piso, decidió quedarse allí. Manco Cápac entonces fundó el Cusco y estableció ahí su pequeño reino, lo cual hizo a nombre del dios sol, que parece ser el mismo dios Huiracocha.



© 2007-2016 Peruchay.com. Algunos derechos reservados.