Verbena

Posee propiedades depurativas, sudoríficas y cicatrizantes.

El jugo de hojas de verbena macerado en vino es un excelente tónico estomacal y del aparato respiratorio; el cocimiento de sus hojas cicatrizan llagas, úlceras y heridas de todo tipo inmediatamente.

Bebido como el agua al pasto, cura tumores internos y se usa como sudorífico contra los resfriados. Las cataplasmas aplicadas en la zona del higado curan los dolores de ese órgano.

El polvo de la raíz en infusión, cura las arenillas del pulmón; son buenos los gargarismos de esta planta para curar las afecciones a la boca y la garganta.

Aplicación medicinal:

- Reumatismo: Una clara de huevo batida y una cucharada de harina se cuecen en baño maría; en esta mezcla se vierten 10 gramos de hojas de verbena picadas y se aplican cataplasmas sobre la parte adolorida.

- Dolores: Aplicar en la zona afectada cataplasma de 10 gramos de verbena, cocidas con vinagre.

- Heridas: Preparar decocción en una taza de agua donde se vierten 5 gramos de flores de verbena, se filtra y con este liquido se lavan heridas y llagas.

- Infusión: Se prepara a partir de una cucharadita de postre por taza, tomando una taza después de las tres comidas principales.

- Infusión de uso externo: Al 5% se puede usar en forma de lavados oculares; también se puede preparar una decocción hirviendo durante 10 minutos 25 gramos de la planta en 1/2 litro de agua, se aplica en forma de compresas.



© 2007-2016 Peruchay.com. Algunos derechos reservados.